martes, 6 de octubre de 2015

El cambio.



15 de agosto de 2115 

La nieve, acumulada durante el invierno, sigue endurecida por el frío, aunque los exploradores cuentan que ya el manto helado empieza a desquebrajarse.  

Aguardamos en los refugios subterráneos la llegada del buen tiempo. Es imposible salir, aún. Hace 50 años que el clima cambió. Las causas, harto conocidas ya no importan, el proceso fue irreversible. En la actualidad solo hay dos estaciones: los crudos inviernos con temperaturas por debajo de los 90º bajo cero y los tórridos veranos que sobrepasan los 70º.  Nadie sale a la superficie sin exponerse a morir de frío o a quemarse; las radiaciones solares en pleno verano son intensas; ya no existe la capa protectora que nos protegía  de ellas.
Solo dos semanas al año, cuando cambian los ciclos , no hay temperaturas extremas y los habitantes que aún sobrevivimos a duras penas , nos podemos permitir salir a la superficie desde este tenebroso mundo, en el interior de cuevas profundas al que nos hemos tenido que adaptar . Fueron excavadas con rapidez, cuando vimos que el cambio era inminente. El instinto de supervivencia de nuestra raza no funcionó cuando el enemigo estaba cerca, no quisimos verle. Solo cuando el cambio fue inminente y sentimos en carnes propias las consecuencias de nuestros errores fue cuando empezamos a actuar. Hay que reconocer que siempre fuimos un poco chapuceros: nunca nos interesamos  por la prevención y nos dedicamos a poner tiritas en forma de remedios poco eficaces a los problemas que iban surgiendo.

Ayer acabó el invierno y el verano ha comenzado a surgir con fuerza. Dentro de un par de días, los parques se llenarán de niños y a las ciudades volverán los ruidos habituales de cuando había vida en ellas. Durante una semana cerraremos los ojos y actuaremos como si nada hubiese pasado.

Nuestra condena   es que lo que antes despreciábamos con pasión y sin medir las consecuencias, ahora lo valoramos porque no podemos disfrutar de ello. Aún así, después de todo, seguimos utilizando vehículos contaminantes y degradando el planeta con superproducción de plásticos y derivados de combustibles fósiles.  

Hace un par de días,  nos han informado que los satélites lanzados al espacio han localizado un planeta de similares características al nuestro, le han puesto de nombre Tierra. Se encuentra en un sistema solar próximo y accesible. Han comenzado la construcción de arcas para sacarnos de este árido planeta y poblar el otro.


Vamos a cometer otro error: estamos pensando en huir de aquí sin haber aprendido la lección.