lunes, 25 de noviembre de 2013

Ponernos en la piel del otro.



“Depende de en qué lugar nos encontremos  miramos   la vida de maneras distintas. Si nos mantenemos estáticos jamás sabremos que sienten los que están enfrente.  
Un cambio de sitio nos enseñará una nueva  perspectiva, que no tiene por qué ser ni mejor ni peor, solo diferente y únicamente entonces seremos capaces de respetar al contrario.”

domingo, 17 de noviembre de 2013

"Aprender a leer" es el primer paso para "aprender a escribir"



"Una historia bien contada cala en el espíritu  del lector y le sustenta al  igual que las gotas de lluvia, que al caer alimentan los campos."

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Pasear sin rumbo y sin prisas: ¿Un placer?


¿Qué es lo más importante?: 
   Invertir la mayor parte de nuestro tiempo en conseguir deseos que no tendremos tiempo de disfrutar
 o 
disfrutar de un montón de tiempo para invertirlo en los deseos con los que realmente disfrutemos”

martes, 5 de noviembre de 2013

El orgullo de saberse.


Obra de Ingrid Tusell
La ató de pies y manos. Afiló el cuchillo que tenía por lengua y le repitió su cantinela de siempre.
—¡No eres nadie sin mí! ¡No existes! 
No se equivocaba. Pensó en las  personas que tenían nombre propio y del que ella carecía. Arrastraba, durante toda la vida, una coletilla detrás del suyo, para darse a conocer: Rosa hermana de, hija de, mujer de…
 Le miró con pesar, sabiendo que tenía razón. Nunca fue y siempre quedó diluida en presencia de otros. Desaparecía de los primeros planos y pasaba a ocupar el rincón de los olvidados. Sonrió irónica al recordar que incluso ocurría en sus fiestas de cumpleaños.
Le desafió. Sabía que se la estaba jugando, pero no le importó. Había llegado al límite. No quería esa vida y necesitaba luchar por cambiarla. Eso la había llevado a la situación en la que se encontraba, amarrada a una silla.
—Es posible que ahora no, pero algún día eso cambiará. ¡Seré, y ni tú ni nadie podréis evitarlo!
Lo vio venir. Casi lo esperaba. La liberación.
—¡Sí que podré!
Un disparo sonó en la noche.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Aprendiendo a mirar


Nos fascina las puestas de sol a orillas de un mar inmenso, amaneceres anaranjados con olas rompiendo a nuestro pies y las grandes obras de la naturaleza, pero como veis, un pequeño charco a orillas de una carretera, también tiene su encanto. Las pequeñas cosas también están llenas de encanto.