lunes, 28 de septiembre de 2015

Mi nacimiento.

Cabás de un viejo médico - franciscodona.wordpress.com


Don Cipriano, el médico de mi pueblo, había traído al mundo a toda una generación de niños.  Aquella madrugada  del 17 de febrero de 1960  fueron a avisarle; otro niño venía en camino y sin ganas de esperar a que despuntara el día.

A la misma hora,  el cielo rompió aguas  y paría  una  tormenta sobre el pueblo. Venía  tan furiosa que  provocó un apagón, dejando todo el lugar a oscuras.

A la luz de un quinqué de petróleo y  con el sonido de los truenos de fondo, el médico sacó de su cómodo encierro a una niña cuyos berridos rivalizaban con los estruendos del exterior.
—¡Vaya noche ha elegido para nacer! Antonia, ésta será de las tercas. ¿Cómo se llamará, Dolores como tu madre? 

Así fue como don Cipriano me trajo a este mundo. Un visionario que acertó de pleno en lo de terca.