lunes, 3 de marzo de 2014

Nominación


 PLUMA DE GANSO  María del Mar Lana    

EL RINCÓN DE LAS LETRAS MÁGICAS  Carmen Murguia



Este blog ha sido nominado para los premios Excellence  otorgado por un importante blog norteamericano llamado Querida Kitty. Las menciones se las debo a dos compañeras blogueras y escritoras a las que aprecio muchísimo.

María del Mar Lana y su increíble blog  Pluma de Ganso (http://marlanapradera.blogspot.com.es/)  Ha tenido la deferencia de nominarme en el puesto décimo quinto. Llegar a ese lugar, con la cantidad de excelentes trabajos que hay, me parece todo un logro. Mar se está convirtiendo en toda una artista del micro y el relato. Muy bien  trabajados y sabiendo qué decir con las palabras justas. Espero que triunfe en este difícil mundo porque se lo merece. Gracias Lana. 

 Carmen Murguia  y su blog  El Rincón de las letras mágicas    

(http://carmenhernanz.blogspot.com.es) Es la otra compañera. Me ha emocionado que mi trabajo se encuentre entre sus quince preferidos y me haya colocado en sexta posición. En su blog se encuentra la misma magia que la que forma parte de  su vida diaria.





Quería comentaros que solo soy una aprendiz de escritora. Oficio duro donde los haya y que para pasar de grado en el gremio hay que pelear mucho y realizar un trabajo casi perfecto. De momento mis aspiraciones son consolidarme como aprendiz y puede que algún día me toque la varita mágica de algún maestro y me convierta en oficiala. Ascender en la escala de la profesión y pasar de leer a ser leída. Lo único que tengo a mi favor para que eso ocurra es la perseverancia, una imaginación desbordante y muchas muchas ganas de aprender.

No hace mucho le dije a una amiga que los escritores somos distintos, capaces de habitar mundos diferente donde vivir miles de vidas. A veces, incluso aquellos que nos rodean no entienden nuestra obsesión por plasmar en un papel todas esas historias que nos rondan por la mente y que conforman nuestro  universo, mucho más rico y lleno de fantasía.  

Mis metas son muy simples, seguir siendo diferente y alternar el mundo en el que vivo con los mundos que pueblan la imaginación.