miércoles, 26 de marzo de 2014

Instantánea de un error

Claudia


Dedicado a mi nieta Claudia 
                    

Instantánea de un error

Lo vi, como el resto de cobardes. Supe en ese instante que sucedería y que no podría evitarlo. Todos corrieron y me quedé sola en medio de la carretera, paralizada ante lo que se me venía encima. Me dije que si pudiera retroceder solo un segundo y pensar,  pero ya no era posible. Cuando salió disparado de mi  pie, sabía que oiría cristales rotos.