viernes, 25 de octubre de 2013

En el sur también queremos hidalgos.



Tenemos molinos. Lo que necesitamos son Quijotes que enderecen los entuertos que asolan a la sociedad y Sanchos que pongan cordura a tanta sinrazón.